#TodosMarchamos

#TodosMarchamos
Clic en la imagen para ir al tráiler

Foto del post ‘Palmetto Bay Jam Session’

Foto del post ‘Palmetto Bay Jam Session’
Clic en la foto para ir a post original

sábado, 3 de septiembre de 2011

Nuevos aires para la fotografía cubana





La Agencia Cubana de Rock acogió hace algún tiempo con beneplácito las muestras fotográficas, “Un fantasma recorre Cuba” y “La frikandad en Cuba”del fotógrafo Josu Trueba. Estas exposiciones permanentes en el Maxim Rock, sede de la Agencia, ya se han instalado en la memoria emotiva de los rockers de esta isla y de las restantes provincias de nuestro país que tuvieron el gusto de presenciarla.



Pasado unos meses Josu Trueba Leiva nos comunicó su intención de realizar untaller de fotografía participativa en torno al movimiento rockero en Cuba.La fotografía participativa es un nuevo lenguaje vinculado a la fotografíadocumental que se caracteriza por la posibilidad de dar voz propia acolectivos que normalmente son invisibles en nuestra realidad social, o son terceras personas quienes explican su problemática.



El objetivo del trabajo es que fueran los propios colectivos cubanos quienes narrasen su propia realidad. Para ello se planteaba un taller donde se le enseñaba el lenguaje visual al colectivo escogido a través de la fotografía, y se producían una serie de proyectos fotográficos que se utilizarían posteriormente para dar a conocer la propia realidad social al resto del país y a la comunidad Iberoamericana.



El colectivo elegido para participar en el proyecto son personas próximas almundo del rock cubano, artistas, aficionados y promotores de grupos musicales, de entre 18-35 años, de ambos sexos , vinculados a la Agencia Cubana de Rock, con sede en el Maxim Rock (La Habana). La elección del grupo destinatario del taller surgió de la relación entre el fotoperiodista Josu Trueba y dicha institución, a partir de un trabajo de investigación realizado entre 2008 y 2009.



Los talleristas fueron los fotógrafos Josu Trueba Leiva, Pau Coll Sánchez, Beti Rodríguez Bayo junto a la colaboración de Nacho Vázquez, fotógrafo cubano vinculado al movimiento musical de la isla. El proyecto se desarrolló principalmente en dos etapas; en primer lugar se llevaría a cabo el taller didáctico y la producción fotográfica con el colectivo cubano sobre el terreno. El taller se planteó en 12 sesiones teóricas y varias salidas prácticas colectivas. Luego en el extranjero se realizó toda la difusión del material y la campaña de sensibilización con el objetivo de llegar al máximo público destinatario.



Anne, Marcos, Alberto, Urraka, Taquechi, Jaquelin, Ivalu, Oliver y Didie fueron los encargados de oprimir el obturador en busca del verdadero sentimiento hacia una cultura sub-urbana, como es la cultura de los freakies. Es por ello que agradecen el apoyo brindado por: TURÓ ACCIÓ SOCIOCULTURAL y la Agencia Cubana de Rock para hacer posible esta muestra fotográfica junto a otros colaboradores como el Ministerio de Cultura de Cuba, Centre Cívic Can Basté, Associació de Fotoperiodistes Ruido Photo de Barcelona-España , el colectivo fotográfico Malocchio, Terra de Ningú, Fototeca de Cuba, Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño, Asociación Cultural Trans-Fusión, Cuba Metal – Bilbao, 7.7 Revista de fotografía documental y Xarxa de Centres Cívics de l’Ajuntament de Barcelona.



Todo proyecto o acción cultural que ayuda a develar la cara oculta de la música en Cuba ayuda también a que este lado escondido sea conocido y valorado fuera de la Isla. Hablamos de una escena musical que ha sobrevivido durante años en difíciles circunstancias pero no ha dejado de luchar para ganar espacios. La exposición se inaugurará el próximo martes, 6 de septiembre de 2011, a las 5:00 pm en la Galería Luz y Oficios ( Calle Oficios No 362 e/ Luz y Santa Clara, La Habana Vieja).




3 comentarios:

Charlie Bravo dijo...

Esa es la mano de William Fabian.

Mickey dijo...

Si, me di cuenta Charlie. Gracias por montarte aquí en la onda, como de costumbre. Abrazos

Charlie Bravo dijo...

Gracias Mickey, recordar a William nos hace un poco mejores.