La Madriguera de Miami: Al2 y Silvito El Libre featuring El B

La Madriguera de Miami: Al2 y Silvito El Libre featuring El B
Clic en el afiche para ir a la página Facebook del evento

En busca del sol perdido

En busca del sol perdido
Clic en la imagen para ir al post de la foto

viernes, 2 de noviembre de 2012

Avance de la película que va a rodarse


Tras pasar dos años viviendo en el anonimato en Miami, el ex jefe del Departamento de Prisiones de la provincia Villa Clara, en Cuba, decidió el jueves romper su silencio y reconoció que fue un alto funcionario del Ministerio del Interior (MININT).
“Hasta febrero de 1996 fui jefe [director] del Dpto. Jurídico del MININT que tenía como función supervisar y controlar el actuar jurídico de los jefes y funcionarios del sistema penitenciario de la provincia de Villa Clara”, afirmó el ex coronel Crescencio Marino Rivero en un correo electrónico enviado a El Nuevo Herald.
“Los documentos nos los hizo un tramitador en Santa Clara. En ese momento estaba 14 años fuera del MININT, no le di importancia, ya llevaba 14 años fuera del MININT trabajando como profesor adjunto de la universidad”, indicó Rivero. “Aquí tampoco me lo preguntaron. Los documentos para presentar la residencia los hizo una agencia que se dedica a eso”.
Por otra parte, Rivero negó las acusaciones de que es responsable por cometer abusos y maltratos en las prisiones y tildó de “mentirosos” a los tres ex presos políticos y disidentes que lo han denunciado.
Figuras de la oposición interna como Guillermo Fariñas, Premio Sájarov del Parlamento Europeo 2010, y los ex presos políticos Rafael Pérez y Benito Ortega acusaron a Rivero de negar tratamiento médico a un recluso de conciencia, proferir amenazas de muerte y ordenar golpizas, incluso contra una mujer embarazada, entre otros actos humillantes.
El caso de Rivero se dio a conocer recientemente cuando dos abogados de inmigración en Miami, Santiago Alpízar y Wilfredo Allen, contactaron a fiscales federales para saber cómo se les pudo permitir la entrada al país a él y a su esposa, Juana Ferrer, una ex oficial de migración, sin considerar sus antecedentes ni los cuestionamientos de los opositores.
Rivero y Ferrer son residentes legales en Estados Unidos y aparentemente están recibiendo beneficios con dinero de los contribuyentes, explicaron los abogados.